A PIE DE CALLE

¿Dónde está el dinero?

25.04.2013 | 16:47
Mariano Rajoy, en el Congreso. | EP
Mariano Rajoy, en el Congreso. | EP

Más de cuatro años de crisis, de sufrimiento por los recortes y la falta de expectativas futuras, nos llevan a hacernos muchas preguntas; entre ellas: ¿dónde está el dinero? O, mejor dicho, ¿quién tiene el dinero que ahora falta para financiar los servicios públicos y la inversión?

La teoría nos dice que la Economía es un “juego de suma cero”, es decir, las pérdidas de unos se compensan con las ganancias de otros. Esto también ocurre con el dinero: en la Economía el dinero circula y si no lo tienen unas personas, lo acaban teniendo otras; es decir, quien acumula euros en sus cuentas corrientes, lo hace a costa de otras personas que lo dejan por el camino consumiendo o invirtiéndolo. En España, muchas personas tienen una respuesta rápida a esta pregunta: “el dinero está enterrado en toneladas de ladrillo”; una respuesta acorde con el desenfreno inmobiliario en los años previos a la crisis. Pero, aun siendo verdad que una buena parte de los recursos económicos de nuestro país están “enterrados en ladrillo”, lo cierto es que la gran mayoría de los recursos del país están ocultos.

Ahora que se habla tanto de consolidación fiscal, cumplimiento de los objetivos del déficit y austeridad, convendría también dar explicaciones de por qué habiendo recursos suficientes en los países europeos, se ha hecho la vista gorda dejando escapar éstos a paraísos fiscales. Las cifras que se manejan sobre el dinero que está en los paraísos fiscales ronda el 25% del PIB mundial, una cantidad que, si estuviera gravada con los impuestos correspondientes, sería suficiente para evitar el sufrimiento que suponen los recortes llevados a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy -entre otros-, siguiendo a rajatabla la errónea doctrina neoliberal. Estos fondos, ahora en cuentas corrientes con muchos ceros de paraísos fiscales, han escapado y escapan al control de los Gobiernos, eludiendo pagar impuestos y, en consecuencia, dejando a los países de origen -España también- sin los necesarios fondos para financiar los servicios públicos y las inversiones de empresas y particulares.

Los propietarios de cuentas en paraísos fiscales no son humildes asalariados españoles, que tienen controlado por Hacienda hasta el último céntimo que reciben, sino grandes fortunas con asesores bien remunerados que aconsejan cómo trampear de la forma más disimulada posible, para saltarse los escasos controles establecidos a estos movimientos de capitales. Y, ante estas trampas, pocas o ninguna son las soluciones de los Estados para hacer frente a este gran fraude fiscal. En España, por ejemplo, falta una Oficina contra el fraude fiscal potente que controle los movimientos de capitales hacia paraísos fiscales, pero también la gran cantidad de ingresos no declarados por los españoles que pasan a formar parte de la llamada “economía sumergida” (que, según algunos cálculos, representa el 20% de nuestro PIB).

Una vez dada respuesta a la pregunta de dónde está el dinero (en paraísos fiscales y en la economía sumergida), sólo falta articular medidas realmente eficaces que acaben, en primer lugar, con la evasión de capitales y el fraude fiscal; y, posteriormente, destinar los recursos obtenidos para financiar servicios públicos esenciales en la situación económica actual, así como poner en marcha un fondo público que combata la pobreza existente en nuestro país. De lo contrario, seguirá creciendo entre la opinión pública el descrédito de las instituciones, que lejos de atajar los vicios del sistema, parece que castigan a los cumplidores en beneficio de quienes se saltan las leyes en su propio beneficio.

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies