COMPARECENCIA EN LOS JUZGADOS

´La maté porque se lo merecía; hizo mucho daño a mi familia´, asegura la madre

"Mi hija perdió 25 kilos por culpa de Isabel y tiene que tomar pastillas para dormir", reconoció

15.05.2014 | 10:11

Montserrat González confesó la autoría del asesinato de Isabel Carrasco con la más absoluta frialdad. "Se acabó. Yo la maté, por venganza y porque se lo merecía; hizo mucho daño a mi familia", reconoció en el interrogatorio, según fuentes cercanas a la investigación. Confesó durante el careo con su hija, Montserrat Triana Martínez, cuando se vio acorralada por el interrogatorio policial, se derrumbó y confesó que había entregado el arma del crimen "a una amiga". Lo que no dijo, en ningún momento, es que esa íntima amiga era la policía local de León Raquel Gago Rodríguez, de 41 años.

Todo se precipitó a partir de las 22.20 horas del martes. A esa hora, según las fuentes de la investigación que revela elmundo.es, la agente local se personó en la dependencias de la Policía Nacional de la calle Villabenavente, para entregar el revólver que le había dado la tarde del lunes, después del asesinato de Carrasco, Montserrat Triana Martínez.

Esa baza, la entrega del revólver, fue la que los agentes escondieron en sus preguntas a las detenidas. Y fue, a partir de ahí, desde donde comenzaron a construir el interrogatorio a la hija y hoy acusada de ser cómplice de matar a la presidenta de la Diputación y del PP leonés.

"Planeé matarla hace dos años después de que dejara a mi hija en la calle. La odiaba. Ella tenía la culpa de todo. Pensé en matarla varias veces, pero no lo conseguí", explicó la madre. En su declaración reconoció la inquina hacia Isabel Carrasco: "Mi hija perdió 25 kilos por culpa de Isabel y tiene que tomar pastillas para dormir", indicó, tajante.

Compraron la pistola a un toxicómano
Montserrat González, la asesina confesa de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha admitido ante los investigadores de la Policía que adquirió las dos armas que ella y su hija tenían en su poder a un toxicómano en Gijón (Asturias), según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Estas mismas fuentes han precisado que la adquisición de esas armas tuvo que ser al menos hace más de un año, puesto que es el tiempo que lleva muerto el toxicómano que se las vendió.

Esas dos armas son un revolver de la marca Taurus, con el que asesinó a la dirigente popular, y una pistola del calibre 7.75 milímetros, que fue encontrada por la Policía en el registro realizado en el domicilio de la hija el mismo día del asesinato.

Ambas pistolas tienen una característica en común como es que cuentan el número de referencia borrado, algo habitual en las armas que se adquieren en el mercado negro.

Los investigadores policiales se centran ahora en averiguar quién fue el enlace entre la madre y el vendedor de las armas en Gijón.

 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies