TRADICIÓN

Tres corneados en un domingo de Carnaval muy accidentado

Los animales de la ganadería sevillana de Aguadulce crearon graves situaciones tanto en el encierro como en la capea

07.02.2016 | 11:53
Desconcierto entre los corredores por el descontrolado encierro.
Desconcierto entre los corredores por el descontrolado encierro.

El cambio en el recorrido en el encierro con caballos del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo celebrado este domingo, unido a la falta más que evidente de organización en sus metros iniciales y, lo que es más grave y principal causa del desastre, la acción de los "espantadores", dio al traste con el festejo más esperado de las Fiestas Grandes.

El encierro, que finalizó con dos heridos, padre e hijo, corneados muy graves, comenzó puntual a las once de la mañana, con la Guardia Civil controlando a la inmensa mayoría de corredores y público que se agolparon ante el límite permitido de participación, allí donde comenzaba el tramo de campo.

A partir de ese momento las cosas sólo fueron a peor. Dos de los toros de la ganadería sevillana de Aguadulce decidieron quedarse a las puertas de los corrales en lugar de iniciar la carrera por el campo junto a sus cuatro hermanos de encierro. Los astados, con los caballos sólo por delante y los cabestros, llegaron rápidos hasta unos metros antes de finalizar el tramo de campo, donde está el mallazo instalado por el Consistorio.
Es en ese momento cuando uno de los corneados llama a los toros desde el interior de la zona prohibida para presenciar o participar en el encierro, consiguiendo que tres de los toros se lancen hacia el mallazo, derribándolo y saliéndose dos de ellos del recorrido.

Como consecuencia de la caída del mallazo, uno de los toros se ceba contra el mayor de los dos corneados, el padre, J.J.B.H, de 78 años, mientras que un segundo astado se lanza contra el hijo, J.M.B.G, de 51 años, saliéndose del recorrido los dos animales.
En ese momento cunde el pánico entre los cientos de espectadores que se agolpaban en las agujas del lado izquierdo del recorrido, aunque afortunadamente los cuatro toros „dos por dentro y dos por fuera del mallazo„ responden a la querencia e inician el regreso hacia los corrales, mientras los caballistas, cabestros y uno de los toros, el jabonero, siguen su camino hacia la Plaza.

Una vez restaurado el tramo roto del mallazo, y ya con el encierro totalmente descontrolado, los mozos más arriesgados se adentran en el tramo de campo y los alrededores para intentar traer a los toros que habían regresado a los corrales.
Al tiempo, reaparecen algunos caballistas con los bueyes y consiguen meter a un tercer toro en el recorrido urbano, mientras los corredores siguen intentando volver a los dos toros desde cerca de los corrales, algo que consiguen no sin gran riesgo llamándolos desde el borde mismo del mallazo y a la carrera.

Finalmente, cuatro fueron los toros que entraron en el encierro, mientras que los dos que se salieron del recorrido se recogieron en una dehesa próxima.

Después de la tensa mañana, la cogida más grave llegó en la capea matinal cuando el joven de Doñinos, S.S.Z, de 24 años, es corneado en el muslo derecho al intentar entrar a un burladero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
 
Lo último Lo más leído Lo más votado
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies