AGRICULTURA

Temor al incumplimiento de contratos por los bajos precios de la patata

Empieza lentamente a cosecharse a precios que oscilan entre los 0,07 y los 0,10 euros el kilo, cuando la mayoría de los contratos se cerraron en torno a los 0,13

02.08.2017 | 17:32
Labores de arranque a mano de patatas por parte de una cuadrilla que durante estos días está trabajando en Nuevo Navarros.

La cosecha de patata arranca aunque lentamente en la provincia de Salamanca, con la preocupación de los productores de que finalmente no se respeten los contratos firmados con los almacenistas ahora que el precio de la producción es menor que el acordado en el momento de sembrar.

En concreto, y en una campaña caracterizada por el mayor número de contratos existentes con respecto a la anterior, la mayoría de agricultores que optaron por estos acuerdos con los almacenistas los cerraron a precios que se sitúan entre los 0,12 y 0,14 euros el kilo. Sin embargo, y en estos primeros compases de la campaña los agricultores están cobrando entre los 0,07 y los 0,10 euros por cada kilo de patatas, en función de las zonas y de las variedades, por lo que la parte que sale perdiendo en estos momentos es la de los almacenistas, que se ven obligados a comprar una patata a un precio que no pueden defender en la venta. De ahí que dado lo ocurrido en años anteriores, cuando el incumplimiento de contratos llevó a agricultores y almacenistas a tener que resolver sus diferencias en el juzgado, el temor de productores a no cobrar lo acordado se haya extendido. Los almacenistas echan de menos más comprensión por parte del agricultor en un momento tan díficil, pero éste le recrimina lo mismo cuando la parte que pierde es la del agricultor.

En Salamanca, las primeras patatas recogidas se están pagando en la mayoría de los casos a 0,07-0,08 euros el kilo lo que por una parte retrasa el arranque y, por otra, dificulta la contratación de cuadrillas de trabajadores, que ya se encuentran en la comarca de Las Villas, que es donde más trabajo hay otros años. En esta ocasión, el temor de los integrantes de las cuadrillas está en que al aplazarse la cosecha sobre todo por el bajo precio, la patata se hace más resistente a su arranque con máquinas, lo que lleva a los agricultores a descartar su contratación porque además conlleva un mayor coste.

Según la estadística elaborada semanalmente por la Junta de Castilla y León en función de las operaciones de compra-venta de patata, la única provincia donde es significativo el inicio de la campaña es la de Salamanca, con un precio que ha bajado hasta los 0,10 euros el kilo. La Junta cifraba la semana pasada las operaciones que se habían cerrado en la provincia en 0,13.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies