PROBLEMAS

A emigrar de Salamanca para poder seguir criando cabras

Su explotación era la única en la zona de Cristóbal y tenía problemas para que le recogieran la leche: se fue a Zamora

06.12.2016 | 11:49
Pilar Romero, cuando tenía la explotación en Cristóbal. | tel

Pilar Romero era la referencia de los ganaderos de cabras en Salamanca... pero ni siquiera teniendo una de las explotaciones más grandes de la provincia pudo aguantar aquí. Los dos motivos para marcharse fueron los problemas para que le recogieran la leche, porque ya era prácticamente la única explotación de la zona y a las empresas no les compensaban los costes; y también la dificultad de ampliar la explotación en su pueblo. Si hubiera logrado tener una granja más grande, está convencida de que no habría peligrado la recogida de la leche de sus cabras.
"Vas viendo que todas las explotaciones cierran a tu alrededor y sabes que te quedas sola y que o tienes una macroexplotación, o un día te van a decir que ya no te llevan la leche", cuenta Pilar Romero.

En Salamanca, próximas a la suya sólo quedan granjas de cabras en Lagunilla, Santibáñez, Horcajo y San Miguel. La mayoría sobreviven porque destinan la leche que producen a su propia quesería.

Pilar Romero vive ahora en Burganes de Valverde, al lado de Benavente, y es presidenta de la cooperativa Agrupación de Productos Lácteos de Verdes Valles, de 90 socios. La industria donde entrega la leche está a 8 kilómetros de su explotación y tiene 500 cabras, con la intención de llegar pronto a las 800.

"Es una pena que donde mejor se vive, que es en Cristóbal, no se pueda producir leche", apunta esta ganadera que también era la alguacila del pueblo. "Teníamos allí nuestra vida, nuestra rutina, pero un día tuvimos que coger las maletas y afortunadamente vemos que aquí todo funciona". Ahora tiene más armas para combatir la peor crisis de precios de la leche de cabra de la historia.

En Cristóbal mantiene su explotación "por si acaso, porque la vida da muchas vueltas" y no descarta hacer una quesería. De todas formas la normativa le impide dejársela a alguien que no sea familiar directo porque está a menos de 500 metros del casco urbano. "Hicimos la nave en 1995 y luego cambiaron las reglas. En 2008 hicimos la segunda nave con una subvención de la Junta y nadie nos advirtió de que estábamos invirtiendo dinero para nada", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook












 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies