Hasta siempre, amigos

Andando para la ida y a pie para la vuelta

29.10.2015 | 11:28
Hasta siempre, amigos
Hasta siempre, amigos

Los que me conocen saben que de siempre y sobre todo desde hace muchos años, escribí de temas sobre la caza deportiva y tuve programas en prensa, radio y televisión defendiendo a ultranza que: "Los cazadores no mataban a las alondras (también llamadas cucuruchonas, por los labriegos) y que en tiempos abundaban en demasía; asegurando además, que eran la contaminación y la agricultura feroz las causantes de su desaparición. En estos días leo en plumas autorizadas que: "Las alondras -que cantan en las mañanas de invierno, primavera y verano- sólo quedan en España unos centenares y que terminarán desapareciendo".

Viene lo anterior a cuento de lo que diré a continuación. Llevo escribiendo en LA GACETA y otros medios desde el año ¡1981!... y creo sinceramente que es el momento adecuado para dejarlo. Ha sido un largo camino no exento de dificultades y alegrías en el que muchas veces también fui andando para la ida y a pie para la vuelta. Con gran sentimiento dejo mi colaboración, que ha sido efímera en "Viva mi Pueblo" y larga, muy larga, en Opinión y otros ámbitos. Y este de hoy será mi último artículo. Como las alondras, aunque sea por causas distintas, yo también desaparezco. Ellas y yo, nos pensábamos eternos.


¿Y ahora qué voy hacer? Cuando me lo pregunten. ¡Que me lo preguntarán!... Me gustaría poder decir: es mejor que me preguntéis ¿Qué no vas hacer ahora? Pero contestaré: Continuar viviendo hasta que Dios quiera. No angustiarme por cualquier cosa, ya que en la vida todo pasa. Me mantendré actualizado, leeré, veré, oiré y terminaré de escribir los libros que tengo pensados. Seguiré siendo amigo de mis amigos. Estaré, aún, más cerca de mi familia. Viajaré. Me iré a la parcela, donde siempre veo salir el Sol, que nunca deja de sorprenderme. Y seguiré siendo "más de campo y pueblo que las amapolas". Hasta tal punto que mis cenizas, cuando muera, serán esparcidas en predios donde ellas nacen libremente.

Quiero mostrar mi agradecimiento a todos que leísteis mis artículos que inicié el pasado mes de marzo cuando La Gaceta me incluyó en el apasionante proyecto de "Viva mi pueblo". En singular a mis amigos del alma, que desde distintos lugares como Madrid, Valladolid, Tarifa, León y Salamanca, no solamente me leyeron, también los comentaron una y otra vez. Y en especial a mi hija Susana, pues sin su ayuda (dadas mis carencias en temas digitales) no hubiera sido posible llevar a buen fin la idea de contar todas las historias singulares y humanas de buenas gentes de nuestros pueblos salmantinos. ¡Muchas gracias y€hasta siempre!

Y quiero terminar con unas palabras que siempre me decía mi gran amigo (ya fallecido) Armando Moralejo, modesto poeta de Cantalpino y mejor persona: "Todo son recuerdos, que con el paso del tiempo vuelven, pero no encajan. Pues algo ha variado y... todo será ya irrepetible".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies