ENTRE TÚ Y YO

España con Cataluña

Existen varios factores históricos y culturales que ligan a la región de Cataluña con el resto de España, pero los más determinantes son los de tipo político y económico.

09.04.2014 | 17:42
Rajoy y Artur Mas. |EP

Para defender la pertenencia de Cataluña a España bastaría, efectivamente, con echar un vistazo a la historia y comprender las singularidades de la península ibérica. Cuestión diferente es el condicionamiento ideológico que mediante sus líderes políticos y la educación ha sido suministrado a las nuevas generaciones de catalanes. En mal momento, por cierto, el Estado traspasó la competencia educativa a las Comunidades Autónomas, si tenemos en cuenta cómo se ha utilizado por algunas, sí, repito: por algunas.

Pero sin duda, una razón de peso para rechazar un debate rupturista es entender el momento que vive el mundo en general y Europa en particular. La globalización es entendida como una forma de acercar a las personas, potenciar sus relaciones y eliminar en la medida de lo posible los tratos económicos diferenciados que existen en el mundo. Justo lo contrario a lo pretendido por la cúpula independentista Catalana.

Además, en el viejo continente nos encontramos actualmente más unidos por la Unión Europea, que pretende acercar países y eliminar fronteras. Por eso es considerado como muy grave que la primera consecuencia de la independencia catalana sea su salida de la UE, con la pérdida del status económico y jurídico de seguridad que conlleva su pertenencia a la misma. Creo que esto no ha sido debidamente explicado a los catalanes.

Creo sinceramente que ser independentista es insolidario y desagradecido. Insolidario porque fomenta el rechazo hacia el resto de España, de la que esta gran región depende en lo económico pero también en lo humano; ¿cuántas familias españolas tienen familiares en Cataluña o viceversa?. Es mucho lo que nos une. Pero también es ser desagradecido optar por la ruptura. Porque juntos somos más fuertes. Porque durante los últimos años Cataluña ha progresado mucho gracias a las infraestructuras del Estado y los fondos de la UE.

Todo ello por no hablar de lo económico. Cataluña se beneficia de la pertenencia a un gran país como es España, de una unión de mercado que otorga mayor seguridad jurídica a las empresas. Esta Comunidad se beneficia de no caer en la indigencia financiera, si tenemos en cuenta la baja cualificación de su deuda. Además, ya se conocen varias empresas que han manifestado su rechazo a la independencia y su deseo de irse de Cataluña en caso de autoproclamarse un Estado Independiente.

Creo que el actual proceso catalán tiene un sustento social, de eso no hay duda, pero creo que no se conocen todas las razones ni se tiene en cuenta una mayoría silenciosa (sólo hace falta ver que en el CIS el sentimiento de "catalán y español" a la vez es el mayoritario). Desgraciadamente, en Cataluña la única voz o al menos la más fuerte es la del independentismo. Sólo se conocen las ventajas, sólo se recurre a los sentimientos; pero ni se conocen los inconvenientes ni se acude a la razón cuando se habla de ruptura. Por eso se echa en falta una verdadera unión de fuerzas políticas no independentistas (con permiso del ala del PSC que "coquetea" con la independencia).

Al final es una cuestión de legalidad, como dice el Presidente del Gobierno, pero que no se nos olvide ofrecer una alternativa política. Tiene que existir una voz fuerte que explique las ventajas de la unión, las razones históricas pero también económicas y humanas que benefician a Cataluña y que se puede ser muy catalán sin odiar a España. Hay que explicar los beneficios que se derivan de un entendimiento mutuo que se encuentra en nuestra Constitución y que ahora desgraciadamente quieren romper por un puñado de votos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies