ENTRE TÚ Y YO

¿Es posible un debate europeo?

Cada vez más decisiones tomadas en instituciones de la Unión Europea nos afectan de forma cotidiana, pero aún sigue siendo necesario un debate europeo que no termina de llegar

28.02.2014 | 17:28

Hoy la Unión Europea es ya una realidad. Las nuevas generaciones de ciudadanos hemos crecido con una integración que nos resulta familiar. Una unión cuyo logro más importante ha sido la consecución de la paz en una región históricamente castigada por las guerras, hasta el punto de conseguir el Nobel de la Paz por parte de la UE en 2012.

Gracias a la globalización, las tecnologías de la información, y las nuevas posibilidades de transporte más económico, el conocimiento de la Unión Europea y los países de nuestro entorno ha aumentado de forma notable los últimos años. En una provincia como Salamanca, dentro de un país turístico como España, aumenta el contacto con europeos que nos visitan y son notables los lazos que nos unen con otros europeos, pero sin llegarnos a identificar plenamente como "pueblo europeo".

Los entresijos europeos no terminan de penetrar en la sociedad española como si de un debate nacional se tratara. Se sigue percibiendo lo local, regional o nacional como mucho más cercano a lo europeo y, es cierto que en distancia nos queda más cerca Madrid, pero no por más lejano lo decidido desde Bruselas nos afecta menos. Especialmente en el terreno de lo económico, teniendo en cuenta que la política monetaria ya depende exclusivamente del Banco Central Europeo.

Se ha avanzado mucho, pero aún se ve más lejano al Presidente de la Comisión Europea que a un Presidente del Gobierno español. A pesar de ello, las posibilidades en política internacional son muchas para lograr unas relaciones fuertes desde la UE con los países pujantes del mundo. El peso de la región más antigua del mundo se tiene que hacer valer ahora que contamos con una productiva unión económica y monetaria.

Uno de los problemas son los desequilibrios entre los países, y que sigue funcionando una Europa de dos velocidades; con la sensación de estar gobernada sólo por los "fuertes". A esto se suma que Reino Unido siempre hace la guerra por su cuenta. Por el contrario, poco a poco y afortunadamente, España está dejando de ser un problema para Europa y vuelve a ser el motor económico que fue para la Unión no hace tanto tiempo.

Muchos dirán que el europeo no es comparable al debate local o nacional, que al subir un peldaño más en dirección a la Europa supranacional alejamos más el foco del interés. Por eso quizás, en unas elecciones europeas, unos partidos políticos dispuestos a movilizar su electorado centran el debate en cuestiones nacionales y no en el debate europeo. Es un acierto desde el punto de vista electoral pero una forma de seguir sin apostar por Europa.

Puedo coincidir con quien afirma que existen factores que aún impiden que el debate europeo sea latente en España. Entre ellos podemos señalar la inexistencia de medios de comunicación europeos fuertes, bajo conocimiento del inglés como un posible idioma común, o el euroescepticismo de parte de la sociedad que ha visto como en los últimos años sólo se ha citado Europa "para mal", especialmente en lo económico.

Sin embargo la realidad es que España ha resistido mejor a la crisis gracias a la fortaleza del euro, gracias al paraguas del Banco Central Europeo o al famoso rescate bancario. Ahora mismo nos beneficiamos de un plus de seguridad jurídica que nos ofrece una instancia ulterior en la defensa de derechos o una regulación garantista del comercio o del derecho internacional público y privado.

Existen muchas cuestiones en las que fijarnos, en las que converger. Los países del norte han de ser un ejemplo para España en productividad, educación e investigación. Asimismo, un país turístico como el nuestro "hace caja" de su pertenencia a la moneda común y además mejora las relaciones comerciales para dar salida a productos autóctonos muy cotizados en el resto de Europa.

Creo sinceramente que una integración con Europa es positiva y es algo que irá a más. España se ha beneficiado durante muchos años de su pertenencia a la UE y lo podemos seguir haciendo en cuestiones como la PAC o las inversiones en infraestructuras. Pero de ahí a que cuaje un verdadero discurso sobre la importancia de Europa va un trecho. Quizás cuando cada vez más generaciones tomen contacto con Europa vayamos avanzando en esa integración política que ahora se fija como objetivo pero que parece aún lejana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies