ENTRE TÚ Y YO

Los peligros del déficit

14.02.2013 | 13:35
Cristóbal Montoro, en el Congreso. | E.P.

Hablamos de recortes pero no hablamos de la causa de los recortes. ¡Ya estamos con la herencia! estarán pensando algunos. No parece deseable ver reducidas partidas presupuestarias, pero a veces la crítica parece demasiado simplista si no entramos en el fondo de la cuestión.

Tanto España como los principales países de su entorno han tenido que acometer en los últimos años ajustes importantes en sus presupuestos, ¿la causa principal? la crisis económica, se dice, pero hay una explicación, para mí, más económica que política.

Un estado se financia a través de ingresos; principalmente vía impuestos y emisión de deuda. Todo gobierno tiende a aumentar el gasto en el corto y medio plazo porque esto le permite aumentar inversiones, subir pensiones, etc. y esto genera crecimiento económico y empleo, en condiciones normales. Este gasto se financia vía impuestos, pero como es impopular subirlos, emitimos deuda pública y recurrimos al déficit. Llega un momento en que no sólo no podemos emitir más deuda, si no que hay que pagar sus intereses.

Si parte del presupuesto se destina a los intereses de la deuda y vemos disminuidos los ingresos (porque bajan la renta y el consumo por la crisis) tenemos un problema. Aquí vienen las manos a la cabeza y los recortes. ¿La causa? Simplificando un poco, el endeudamiento masivo; ¿la consecuencia? la economía decrece y se destruye empleo.

¿La solución? No hay crecimiento sin cumplimiento del déficit, porque antes de empezar a invertir tendrás que pagar lo que debes, a no ser que tengas ayuda externa (los criticados rescates). Nadie va a confiar en un país endeudado y además Europa no te va a dejar, por mucho que llores, porque te cargas el euro.

El mandato europeo es que el déficit no supere el 3% del PIB, cuando estamos hablando de que en el caso español el gobierno actual tomó posesión con tres veces más lo permitido, y luego nos extrañamos de lo que pasa.

Claro que los recortes no están bien vistos, pero si somos un poco listos veremos su causa en el endeudamiento. Mientras nos endeudamos todo va bien; las empresas tienen crédito y las familias se van de vacaciones. Las CCAA hacen carreteras y los alcaldes inauguran pabellones, mientras les dejes. Esta es una explicación un tanto simple de lo que ha ocurrido, porque todo es más complejo, pero más absurdo es hablar de recortes sin valorar su causa; sin entrar en el fondo de la cuestión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies