ENTRE TÚ Y YO

La Justicia en España

07.02.2012 | 17:43

Dicen que todo español lleva dentro un seleccionador de fútbol, a lo que yo añadiría que también llevamos dentro un magistrado de la Audiencia Nacional. Estos días han salido a la luz varias sentencias judiciales que han gozado de una enorme expectación de la opinión pública y publicada.

No es muy difícil notar la incomprensión de muchos ciudadanos hacia algunas decisiones de nuestros jueces, y para demostrarlo podemos poner tres ejemplos bien conocidos:

En primer lugar el caso de Marta del Castillo, quizás el más notorio. Son muchas las opiniones que creen que 20 años de prisión son pocos para el principal acusado, Miguel Carcaño, y asimismo se echan las manos a la cabeza al conocer la absolución de otros tres acusados. Pero no es menos cierto que con la ley en la mano poco más se puede hacer teniendo en cuenta las particularidades del caso y la ausencia del cuerpo de la pobre Marta. Me imagino que el juez sería el primero que estaría encantado de satisfacer las ansias de venganza de toda la sociedad por un caso que clama al cielo, eso es cierto. Por poner un ejemplo; si el Código Penal establece entre 15 y 20 años de prisión para los delitos de asesinato, por mucha presión ciudadana que exista no podemos echarle más años a Carcaño, aunque se lo merezca.

En segundo lugar tenemos el encuentro con la justicia del ex presidente valenciano Francisco Camps. A muchos les hubiera gustado una sentencia condenatoria por motivos más políticos que jurídicos, pero la justicia no es lo que a cada uno le gustaría, si no lo que la ley aplica para unos hechos demostrados. Aquí existe la particularidad de que ha sido un jurado popular quien ha decidido su no culpabilidad, paradoja de la vida siendo el Partido Socialista uno de los mayores defensores de este tipo de jurado. Por lo tanto no podemos alegar errores de la justicia a lo que es una decisión de un jurado que ha valorado los hechos.

Por último hemos conocido la reciente decisión de condenar a Alberto Contador por consumo de sustancias dopantes, aún sin tener certeza de su conducta dolosa o ni siquiera imprudente. Además al de Pinto le quitan un Tour y un Giro de Italia. En este caso el corazón le gana el pulso a la razón y el aprecio de todo español hacia un buen deportista nos hace decantarnos por la defensa total del ciclista. No conozco los intereses de tipo económico y deportivo que puedan ser (o no) el trasfondo, pero espero que el juez tuviera motivos para la condena.

No es que tengamos problemas en la justicia, que los habrá, o que a los jueces de pronto se les haya ido la cabeza. Las sentencias se deben a una completa constatación de hechos a los que posteriormente se les aplican las consecuencias jurídicas. Si no estamos de acuerdo con una sentencia lo único que podemos hacer es recurrirla o tratar de cambiar las leyes que motivan sentencias que no nos gustan. El Ministro de Justicia ya ha anunciado por su parte un endurecimiento del Código Penal y mayores garantías para juzgar los delitos graves cometidos por menores. Pero ningún favor le hacemos a nuestro estado de derecho si por cada decisión no compartida ponemos en tela de juicio todo un completo sistema de garantías legales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies